Cicatrices después de un injerto capilar

¿Quedan cicatrices tras un injerto capilar?

Esta es una de las preguntas que se hacen muchos pacientes de un injerto capilar y la respuesta varía en función de la técnica utilizada. En Clínica Tamis sólo usamos la técnica FUE ( Folicular Unit Extraction,  según las siglas en inglés) que no deja ninguna cicatriz visible tras las intervención. 

Sin embargo, hace unos años muchos especialistas utilizaban la técnica FUSS (Folicular Unit Strip Surgery) o de la tira en la que mediante un bisturí se extraía un trozo o una tira de piel de la zona donante, de unos dos centímetros de ancho y de hasta quince centímetros de largo y se usaban los folículos ubicados en esa tira de piel para implantarlos en la zona receptora. Con esa técnica se provocaba una cicatriz bastante visible en la zona donante que se debía cubrir con el pelo de la zona cercana. Esa cicatriz resultaba visible si el pelo se cortaba mucho o si la zona perdía mucha densidad capilar. En los últimos años se ha avanzado en las técnicas quirúrgicas para lograr reducir la visibilidad de la cicatriz resultante pero no en todos los centros pueden encontrarse especialistas que suturen las heridas con la pericia suficiente para la cicatriz resulte casi invisible. Este es el principal motivo por el que esta técnica cada vez sea menos utilizada y se haya generalizado la técnica FUE.

Este problema se ha eliminado con la técnica FUE en la que se extraen los folículos uno a uno mediante incisiones milimétricas realizadas con un micro rotor con una herramienta muy fina de 0,8 mm de grosor. Esta herramienta realiza una incisiones microscópicas que permiten extraer el folículo piloso  provocando una cicatriz que apenas es perceptible y que se cierra en muy pocos días sin dejar ninguna marca visible. 

¿ Cómo deben cuidarse las micro cicatrices del injerto capilar FUE?

En el injerto capilar FUE se realizan miles de micro incisiones para extraer los folículos capilares y posteriormente ese mismo número de micro incisiones para injertar cada uno de ellos. En esas micro incisiones se provocan unas cicatrices microscópicas que desaparecen a los pocos días pero existen una serie de cuidados que el paciente debe llevar a cabo para asegurar un correcto proceso cicatrización. Estos cuidados también resultan fundamentales para la salud del folículo y evitar una posible caída.

Estas incisiones provocan la aparición de una costra en cada una de ellas como parte del proceso normal de cicatrización. Estas costras son una reacción normal de la piel tras la incisión y ayudan a cerrar la misma de manera natural por lo que no deben rascarse ni eliminarse manualmente ni por cualquier otro medio.  Además, en la zona receptora estas costras ayudan a la fijación del folículo piloso y del cabello injertado, evitando su caída en los primeros días. Es muy importante no rascarse ya que el rascado puede provocar la caída de la costra retrasando la cicatrización de la incisión además de la caída del folículo piloso. Estas costras se caerán por si solas pasados unos días diez días una vez que el proceso de cicatrización haya terminado. Algunas de estas costras al caerse pueden provocar la caída del cabello siendo un proceso totalmente natural y el cabello volverá a crecer en el folículo injertado.

Durante estos primeros días siempre hay que seguir los consejos del cirujano que pueden resumirse en los siguientes:

  • Aplicar en la zona un suero fisiológico en spray para hidratarla
  • No lavarse la cabeza durante al menos tres días
  • Cuando pueda lavarse la cabeza no debe usarse la ducha sino una esponja para eliminar el jabón
  • No usar toallas ni el secador con aire a alta potencia
  • No usar gorras ni cascos
  • No hacer deporte ni bañarse en piscina o playa
  • Evitar una sudoración excesiva en sitios cerrados
  • No rascar la zona incluso si nota picor

¿ Pueden cubrirse cicatrices con la técnica FUE?

La técnica FUE permite ocultar las cicatrices producidas por una técnica FUS anterior o producidas por cualquier otra causa ya que permite insertar folículos, uno a uno, en la propia cicatriz o en la zona más cercana posible para que el cabello, una vez que crezca, pueda ocultarla completamente logrando un resultado completamente natural. 

Muchas cicatrices pueden llegar a cubrirse completamente mediante la técnica FUE pero cada paciente y cada cicatriz es distinta por lo que los resultados no son siempre los mismos. 

En Clínica Tamis hemos solucionado la visibilidad de las cicatrices de muchos pacientes mediante un injerto capilar pero siempre es imprescindible un estudio detallado de la cicatriz a cubrir ya que la piel donde se ubica no suele ser una zona óptima para el injerto de los folículos y el crecimiento posterior del cabello puede variar en función de cada paciente. La supervivencia de los folículos injertados suele ser un poco inferior a otras zonas y el paciente debe conocer esta circunstancia pero aún así, la cicatriz suele cubrirse con los folículos suficientes para que resulte prácticamente invisible.  

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *