Crecimiento del pelo injertado

¿ Cómo crece el pelo injertado?

Cómo será el proceso de crecimiento del pelo injertado es una de las preguntas más frecuentes de los pacientes de Clínica Tamis ya que algunos tienen diversas dudas y temores durante ese proceso.

En primer lugar hay que tener muy en cuenta que al extraer los folículos pilosos de la zona donante para después injertarlos en la zona receptora se produce una importante manipulación de los mismos que debe realizarse con extremo cuidado por profesionales con experiencia, Esa manipulación implica que el folículo deba recuperarse adecuadamente en la zona receptora.  Y el proceso de esa recuperación es el que vamos de describir a continuación.

Primera semana tras el injerto capilar:

La primera reacción de la piel tras el injerto es llevar a cabo el proceso de cicatrización de las micro incisiones mediante la formación de pequeñas costras en cada una de ellas. Estas costras son un proceso totalmente natural que además ayuda a fijar las unidades foliculares en la incisión en la que han sido introducidas.  Las costras se caen por sí solas pasados unos siete días y en diez o doce días ya no suele quedar ninguna.. En cada lavado se irán cayendo progresivamente. Poco a poco. En algunos casos, la caída de las costras arrastra al cabello perro esta caída no implica daño alguno al folículo ya que permanecerá totalmente sano y el cabello volverá salir con total normalidad. Por tanto, esa pequeña caída en los primeros días no debe preocuparnos en absoluto. Es perfectamente normal. Pero es importante advertir que no se debe rascar la zona con costras ni intentar arrancarlas, deben caerse por sí solas terminada su función cicatrizadora.

Quince dias tras el injerto:

Comienza la fase de reposo del cabello injertado durante la que se recupera del estrés sufrido durante la intervención. El cabello comienza a fortalecerse y recupera su ciclo vital.

De uno a tres meses tras el injerto:

El cabello injertado completa su ciclo vital y comienza a caerse para dar paso a un nuevo cabello mucho más fuerte que el anterior. Esta caída es un proceso totalmente natural dentro del ciclo vital del cabello. Debe caerse para dar paso a un nuevo cabello que nace en el folículo piloso injertado en la zona donante. Esta fase de caída puede resultar preocupante para algunos pacientes ya ven cómo se les cae el cabello injertado dejando despoblada la zona receptora pero es un proceso totalmente normal.

Seis meses tras el injerto capilar:

Comienzan a verse los resultados de la intervención con cabellos que crecen con normalidad y ganan el grosor definitivo así como unos tres o cuatro centímetros de longitud ayudando a lograr la densidad deseada en la zona receptora. El cambio estético logra una mejora muy importante aunque los resultados definitivos no se lograrán hasta pasado un año. Esta es la fase fuerte de crecimiento de todos los cabellos injertados.

Un año tras el injerto capilar:

Se logran los resultados definitivos con todos los cabellos ya en plenitud en cuanto a grosor y longitud. La caída del cabello en la zona donante será mínima y sólo se deberá al proceso natural de crecimiento del cabello y su posterior caída para ser reemplazado por un nuevo cabello, dejando atrás la caída del cabello sin sustitución por otro nuevo.

Durante estas fases uno de los primeros resultados visibles será el fín de la caída de los cabellos al peinarse o al ducharse. Ya no habrá más cabellos que se quedan en grandes cantidades en el peine, en el cepillo o en la ducha. 

¿ Cómo ayudar al crecimiento del pelo injertado?

En primer lugar siempre habrá que atender todas las recomendaciones del equipo médico para el cuidado del pelo injertado durante los primeros 15 días para evitar su 

caída por malas prácticas como rascarse la cabeza durante la fase de las costras, lavarse la cabeza frotando muy fuerte las costras, usar gorras o cascos, practicar deportes intensos o no dormir boca arriba.

Se recomienda aplicar el tratamiento de plasma rico en plaquetas ( PRP) para lograr una mayor nutrición de los folículos pilosos que ayudará al crecimiento de los mismos generando así unos cabellos más sanos y fuertes.

Por último, el equipo médico le recomendará unos suplementos vitamínicos con Biotina que ayudan a la nutrición del folículo piloso y a fortalecer el cabello. También es frecuente administrar Finasteride o Minoxidil durante unas semanas para complementar el tratamiento.

Todos los tratamientos tienen como objetivo potenciar la nutrición de los folículos pilosos implantados ya que la piel de la cabeza es una zona muy vascularizada, con numerosos vasos sanguíneos, y aumentar la circulación de esa sangre consigue que llegue una mayor cantidad de nutrientes a los folículos. Y a mayor nutrición, mayor crecimiento de los cabellos generados por los folículos pilosos injertados.

¿ El cabello injertado crece para siempre o vuelve a caerse?

El gran éxito de los injertos capilares se debe a que el cabello injertado crece sin problemas en la zona receptora y no sufre los ataques de la alopecia. Y esto se debe a que esos cabellos se han extraído de la zona posterior de la cabeza donde su ubican los folículos que no se ven afectado por la hormona DHT que es la causante de la alopecia. Al no estar afectadas por la acción de esta hormona, su ciclo vital es mucho más duradero y sólo se terminará cayendo con el paso de los años debido al envejecimiento natural del paciente pero no debido a una alopecia prematura. Debido a su programación genética son folículos que podrán generar nuevos cabellos durante años con un resultado totalmente natural. 

El cabello injertado por los expertos del equipo médico de Clínica Tamis crece de manera natural  y no volverá a caerse durante muchos años. Son cabellos que mantienen su ciclo natural de vida y crecimiento en la zona receptora eliminando las calvas producidas por la alopecia. Será un cabello completamente sano y que no sufrirá los terribles efectos de la alopecia.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *